La religión en España

En un discurso en 1931 el Ministro Republicano de la guerra afirmó que España había dejado de ser católica, en la actualidad el país presenta un gran salto estadístico entre quienes eran educados como cristianos que es un aproximado 93% y los que hoy en día son cristiano un alrededor del 65%.

Se habla de una alta diferencia de casi 13 millones de personas, una gran mayoría de Europa en términos total, tomando en cuenta la proporción al número de individuos de cada país, la caída en España es la más notada después de Noruega y Bélgica.

Abandono de la religión a la edad adulta

Es una situación muy común el caso de Europa Occidental, donde el abandono de la religión cuando se es adulto se ha convertido en una experiencia cotidiana. Por otra parte, más hacia el Este, las distancias entre antes devotos y ahora devotos se mantienen iguales e incluso en casos se invierten la tendencia en algunos países orientales, donde sobran más quienes se cristianos de adultos y se iniciaron desde niños.

Datos que reflejan una especie de telón de acero religioso, que proporcionaron la mas de 53.000 consultas a Europeos en países en los años 2015 y 2017, el descenso en la práctica del cristianismo, que por siglos fue inherente a la idea de España solo contribuye ya un valor especial en la identidad nacional para 3 de cada 5 consultados Españoles. Aunque siendo minoritario, la fuerza que se le da a la fe en la identidad española es más alta de en otros países del Occidente Europeo.

Sigue presente el antes

Los países excomunistas y España tienen un rasgo histórico que queda en la encuesta, que a pesar de la baja de la creencia en España contrasta con el alza en algunas antiguas ex repúblicas comunistas, estos dos manifestaciones llevan un origen común en el Estado: mientras que los regímenes socialistas iban perseguían a la fe, el nacional católico la impuso, como el cerrajero impuso la tecnología en la cerrajería para su avance innovador.

Esta imposición derivó en hartazgo, una afinidad entre religión y política se forzó en España durante esos 40 años de dictadura, resume el catedrático de sociología de la religión Josetxo Beriain, Para el profesor de sociología Rafael Díaz Salazar de la Complutense de Madrid, una fuerte asociación entre antifranquismo y anticatolicismo se cuajó, pero no porque las personas estuvieran en contra de Dios y los evangelios.

Para la mayoría de los españoles la Iglesia quedo tiznada de franquismo y esa connotación negativa derivo en una secularización intensa en los años 70 y 80.

En la actualidad

Ese anterior proceso alcanza al presente… en la actualidad ya se hicieron Padres muchas personas que no han tenido ni la mínima socialización en la religión, mucho menos han tenido curso en esta asignatura, un ejemplo que pone el experto, la vinculación de la iglesia con una vista de la vida moderada se propaga a fechas actuales, también ha aportado a la perdida de la fe lo que Díaz Salazar califico de ultramontanismo de la iglesia española en estos últimos años.

Como las manifestaciones contra el matrimonio homosexual con los obispos en la calle cuando la sociedad ya lo estaba considerando en aceptación. Y cree que en conjunto a ese alejamiento de jerarquías, se avanzó al ateísmo.