La inquisición y el oscuro pasado de la Iglesia católica

La religión católica es la iglesia con el mayor número de miembros en el mundo, aproximadamente 1300 millones de personas profesan ser cristianos. No obstante, la historia guarda oscuros secretos en torno al pasado de la iglesia católica, por ello aquí se hablará sobre la “Inquisición”, también conocida como la “Santa Inquisición”.

Historia

La inquisición se fundó en el 1184, y su objetivo era suprimir la herejía de la Iglesia católica y castigar a los que cometían actos considerados amorales esta lucha se extendió por más de seis siglos, y se llevó a cabo en varios países, como España, Francia, Italia y Portugal.

Su origen data del siglo IV, cuando el imperio Romano cataloga a la Iglesia Católica como Tolerable, la misma empieza a expulsar a los herejes; sin embargo no es sino hasta el siglo XII, cuando la herejía empieza a aparecer de forma organizada, cuando un grupo de personas dicen no estar de acuerdo con algunos puntos de la religión católica, estas personas eran los albigenses; como respuesta, el papa de ese entonces Inocencio III, organizó una cruzada para someter y suprimir este grupo “hereje”.

La inquisición episcopal, impuesta por el papa Lucio III, les exigía a los Obispos extirpar la herejía y los mismos tenían el permiso de acusar, juzgar y condenar a los herejes.

No era tarea fácil encontrar a los herejes, pues estos después de atrapados negaban su condición, para solucionar esto el papa Incocencio autorizó la tortura, para lograr que aquellas personas confesasen.

Inocencio por medio de una famosa bula declaró y ordenó que: “El oficial o párroco debe obtener de todos los herejes que capture una confesión mediante la tortura sin dañar su cuerpo o causar peligro de muerte, pues son ladrones y asesinos de almas y apóstatas de los sacramentos de Dios y de la fe”. Para ese tiempo ya no eran considerados herejes los “apostatas de la fe” sino también los judíos, los blasfemos, los excomulgados, las brujas y otro tanto de personas.

Métodos y máquinas de torturas

Como un cerrajero es experto en cerraduras, la iglesia católica lo era ideando mecanismos de torturas. La necesidad de torturar a los acusados, generó la fabricación de numerosas máquinas de torturas siendo las siguientes las más famosas y conocidas:

El potro: La víctima era atada de pies y manos a los dos extremos del aparato. Era estirada lentamente hasta que todas sus articulaciones se dislocaban.

La garrucha: Era uno de los instrumentos de tortura más recurrentes. Consistía en atar por la espalda las manos del prisionero, ponerle peso en los pies y colgarlo con una polea por las muñecas, luego lo dejaban caer y los brazos se le dislocaban.

La doncella de hierro: Esta famosa cámara de tortura que tanto se ve en las películas, es una especie  arcófago provisto de estacas metálicas muy afiladas en el interior de la puerta, de modo que a medida que se iba cerrando las estacas se clavaban lentamente en el cuerpo de la víctima.

El caso de Galilei

Galileo Galilei formuló su teoría heliocéntrica, la cual trata de que todos los planetas giran alrededor del sol, aunque actualmente es mundialmente aceptada, en ese entonces iba encontra de las creencias. La iglesia católica lo acusó de hereje le quitó la beca que tenía, le prohibió seguir escribiendo sobre la teoría heliocéntrica y además lo expulsó a 40 km de Roma.

Ahora bien, la Iglesia católica ya no es la misma que en sus primero años, la cual la ambición y el abuso del poder la llevó a realizar crímenes atroces, los siglos la han limpiado de ese oscuro pasado.