Jóvenes, no Religión

on

la-ultima-cena-grandeHoy debo reflexionar sobre la responsabilidad que tenemos los adultos en que los jóvenes hayan querido adoptar una religión o no, durante sus vidas. La falta de educación religiosa, hace que los niños vayan creciendo sin que se les haga necesario creer en un Dios, dándole una explicación científica a todo lo que está sobre la tierra, pensando que no hay mas nada que lo terrenal, que la vida tiene una explicación lógica y científica que no hay nada místico en la creación humana y del universo.

La Religión Cristiana, ha sido centro de permanentes focos de polémica, por los continuos casos de pedofilia, corrupción o falta de valores y ética de algunos militantes o voceros del cristianismo. Esta situación ha hecho que no solo los jóvenes le pierdan la fe la religión como institución sino que un porcentaje de personas, prefieran convertirse en protestante por no sentirse identificados con los mayores líderes del movimiento religioso. Debo confesar que yo me he sentido de la misma manera, pero la fe en Cristo jamás la perderé, ya que esto es obra del mal sobre nuestros prójimos para que pierdan la confianza. Es una lucha, hay que ganarla.

Algunos cerrajeros mataro son testigos de múltiples casos, donde los delincuentes entran a las viviendas ajenas a llevarse lo que no es de ellos, esto solo es reflejo de una sociedad corrompida, llena de vicios, en la que unos cuantos han perdido la fe de que todo puede mejorar en algún momento, entrando un estado de rechazo y odio hacia los demás que hacen atentar contra sus semejantes. El mal no solo toma la forma de delincuentes, sino también se apropia de padre de familia que maltrata y abusa de su familia que debería ser lo más sagrado para él. Entonces de manera contradictoria, un cerrajero se ve en la necesidad de aplicar sus conocimientos en seguridad de puertas y ventanas para quien debería apostar a su cuidado y protección.

Muchos jóvenes buscan no copiar los moldes de la sociedad, no les interesa seguir las reglas siendo cada vez más libres. Al entrar en una iglesia deben encaminarse en una serie de reglas, adoptando un comportamiento estricto, que hacen que terminen por rechazar la experiencia de encontrarse con Dios porque no se le ha mostrado desde otra perspectiva el amor, más la enseñanza que deja conocer la vida de cristo, para todas las época de nuestra vida. No es que las reglas no deban existir, sino que hay que dejar de mostrar a la religión cristiana como una manera de castigo, sino se cumple con los mandatos ya que psicológicamente nadie quiere ser castigado.

Los adultos, tenemos una tarea muy grande en encaminar a los jóvenes en actividades religiosas, es una manera de amarlos también, el ser humano necesita creer en algo, encontrar un refugio espiritual ante los problemas o las angustias, para saber que hay un poder divino que guiara sus luz hacia lo bueno, el aprendizaje debe ser desde niños, para que de adulto solo recojan cosecha.