Eclesiastés, el libro que retrata la condición humana

on

ECLESIASTÉS 3.1El ser humano ha manifestado a lo largo de los años que, por más que adquiera propiedades, disfrute los placeres de la vida o tenga mucha cultura, jamás va gozar de felicidad plena si no tiene a Dios en su corazón para que le aleje del camino de los excesos innecesarios.

Estas palabras son la radiografía exacta del libro Eclesiastés o palabras del predicador, que lejos de pertenecer a una persona desconocida, se tratan nada más y nada menos que de las memorias del Rey Salomón, hijo del rey David, conocido como el rey más sabio que haya pisado la faz de la tierra.

Muchas personas alegan que todo aquel que lea la biblia puede terminar volviéndose loco, pero no hay nada más alejado de la realidad.

En primer lugar la biblia no son solo leyes o parábolas, sino que en algún momento Dios utiliza personas que hablen al corazón del hombre que cree que lo sabe todo. Y en segundo término, incluso la persona más sabia se da cuenta que los excesos son vanidad y aflicción de espíritu.

Conociendo un poco mejor al Rey Salomón

Se sabe que todos los hijos mayores de los reyes son los que tienen derecho a ser el primero que suceda al rey, pero esto no fue lo que sucedió con el rey Salomón, ya que se trataba del hijo menor del Rey David, fruto de una relación que en su momento fue prohibida.

Los hijos mayores de David no fueron elegidos pues no tenían un corazón conforme al corazón de Dios, por lo que fueron desechados, y con el tiempo fueron muertos debido a diversas circunstancias; es entonces cuando Salomón es ungido para ser rey de Israel.

Aunque se trataba de una época primitiva, Salomón recibió la instrucción de rigor en la época; pero aun el incipiente rey necesitaba de la sabiduría suficiente para gobernar el pueblo elegido por Dios, por lo que pide a Jehová sabiduría.

Dios responde a su petición otorgándole diez veces más sabiduría de la que había pedido en un principio. Incluso en los primeros años de su mandato llevo a cabo medidas que tenían más que contento al pueblo de Israel.

Salomón es despojado de su gloria y escribe el Eclesiastés

Parecía que el reino de Salomón no terminaría mal, ya que se trataba del mejor rey que nación alguna tuviese en esa época.

Lamentablemente sus caminos se torcieron por estar mujeres que adoraban otros dioses, y por más que quiso retener el reino reforzando la seguridad, igualmente el reino le fue quitado.

Por supuesto, todos estos sinsabores le impulsaron a escribir un libro, cuya esencia es la sabiduría misma que es dada por Dios. Dios entendió como sería la vida de Salomón, ya que no solo le dio sabiduría inmediata, sino en los años por venir.

Fue un rey que vivió toda clase de experiencias, buenas y malas, y en base a ellas exhortaba a los jóvenes mediante el Eclesiastés, que de nada servía afanarse, o que todos los esfuerzos que se realizan no tienen siempre un final feliz.

Para quienes no han tenido la oportunidad de leer este libro de la biblia, les alentamos a que lo hagan, ya que es mejor que cualquier libro de filosofía conocido.